Palabras de bienvenida del Director General.

Palabras de bienvenida del Director General.

En nombre de quienes integramos la comunidad del Instituto Cultural Roca les doy una cordial bienvenida.

 La institución alcanza solidez con el correr de los años y con el compromiso constante de la comunidad que la vio nacer y crecer por eso, es una ocasión propicia para observar con sabiduría su historia y reconocer en nuestro colegio lo que es perdurable y debe conservarse con esmero. Pero al mismo tiempo, es la oportunidad de ver más allá y proyectar su perspectiva hacia el devenir.

Desde  mi misión de Director General quiero invitarlos a convivir en el respeto, la amabilidad y el desarrollo académico.

Como educadores, nos replanteamos objetivos, metas, pedagogías y sus didácticas para poder formar no solo al profesional de cualquier disciplina, sino al profesional competitivo que marcha de la mano de la vanguardia tecnológica. De allí que sea necesario desarrollar el pensamiento crítico y estimular la actitud científica desde el primer ingreso a la escuela y a lo largo de toda la vida educativa.

Es responsabilidad nuestra, hacer emerger el deseo de aprender.  Es preciso  crear situaciones que favorezcan el despertar y florecimiento de este deseo. Debemos crear  situaciones diversificadas, variadas y estimulantes que ubiquen a nuestros alumnos en la necesidad de actuar, de saber hacer y no simplemente de recibir. Y  es obligación y competencia de la escuela reflexionar sobre esta responsabilidad.

Es responsabilidad de las familias, acompañar a la institución en la difícil tarea de formar hombres y mujeres para un mañana competitivo, donde deberán hacer frente a nuevos desafíos en forma autónoma y  profesional.   Como colegio aceptamos los nuevos desafíos y tendencias, conscientes de que contamos con recursos insustituibles: un capital intelectual valioso, una  sólida administración y gestión, recursos humanos orgullosos de pertenecer a una organización en búsqueda de la excelencia.Invito a nuestra comunidad  a comenzar a replantearnos y repensar algunas ideas para nuestros alumnos, a saber:

La necesidad  de formar en valores y no solo en utilidades.

El compromiso de  reactualizar la herencia de nuestra cultura y nuestras tradiciones.

La revalorización del papel de la familia, sobre todo en los primeros estadios de socialización.

La determinación de  formar ciudadanos en valores.

La convicción de apostar por la formación del carácter ya que es imprescindible recuperar el valor de la voluntad, del esfuerzo y del sacrificio para alcanzar las metas propuestas.

Por último, pero no por ello menos importante, debemos recuperar  la autoridad y el prestigio social del profesor, del educador. Esa autoridad que confiere no sólo el saber sino también el saber enseñar, el despertar vocaciones y provocar el cambio.

 

                                                              Dr. Gabriel Buriano – Director General

About The Author

Leave Comment